Como algunas personas podrán notar, este blog dejó de actualizarse. Debido a la desaparición de megaupload y a las restricciones de muchos servicios de descarga, me veo obligado a cambiar los enlaces con demasiada frecuencia. Avisa de los enlaces que no puedas descargar como comentarios y/o deja un email en ellos si quieres que te lo enviemos, los comentarios del blog no son públicos a los demás usuarios. También podéis contactar conmigo a través de dhiawen@hotmail.com o www.facebook.com/dhiawen

1/1/10

Feliz 2010 !!!

¡¡ Feliz año nuevo 2010 !!

Que los dioses os colmen de bondad y sabiduría.

Vivimos perdidos entre masas, entre lo que conocemos y lo que no... y eso indudablemente me hace recordar este hermoso cuento Zen con el que deseo que comencemos el año.



Cheng-hu se encontraba perdido en el laberinto.
De la cámara principal salían cincuenta caminos distintos.
Le había llevado una semana explorar nueve de ellos.
- A menos que tenga suerte -se dijo-, moriré antes de encontrar el camino correcto. No terminaba de pensar esto cuando se encontró con Shin-tzu. No se conocían pero Cheng creyó en Shin era la respuesta a su ruego.
- Que suerte que te encuentro –dijo Cheng- estoy perdido entre tanto camino. Tú podrás decirme cuál conduce a la salida.
- Yo también estoy perdido -dijo Shin
–Qué mala suerte -se quejó el primero-, encuentro a alguien y no me sirve de nada
- ¿Por qué dices que no te sirvo? –preguntó Shin
- Dijiste que estabas perdido... -contestó Cheng, como si fuera obvio su razonamiento
- Me imagino que habrás recorrido algunos caminos sin poder salir. Yo he recorrido por mi parte doce caminos que no conducen a ninguna parte, juntos los dos sabemos mucho más del laberinto que antes de encontrarnos y eso es indudablemente mejor que nada.



Que sean nuestras vidas y las vuestras caminos que se han encontrado y que ahora comparten su conocimiento del universo.

Bendiciones.
Tsaphiel

2 comentarios:

Sonia dijo...

¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO SOLAR!!!

Qué gran verdad la del cuento. Me lo guardo^^

jorgeesparrago dijo...

una excelente historia y digna de praticar